AntioquiaNoticias

Toque de queda y vigilancia militar, el día a día en Bello

La captura este fin de semana de Alexánder Uribe García, alias “Banano”, presunto integrante de la banda “Pachelly” acusado de diversos delitos, y de ocho integrantes de la banda “los Chatas”, constituyen los últimosgolpes propinados a las bandas que delinquen en Bello y que les permiten a las autoridades dar parte a la ciudadanía de que el combate contra las estructuras criminales en esta localidad no cesa.

A estos hechos se suma el apoyo del Ejército, que con una tropa de 140 hombres llegó a patrullar las calles y a apoyar la labor de la Policía en el combate a los delincuentes.

El anuncio de este apoyo lo confirmó el general Juan Carlos Ramírez, comandante de la VII División del Ejército, quien precisó que sus uniformados tienen la misión de sumarse a la tarea policial.

“El tema de la seguridad ciudadana en el área metropolitana es competencia de la Policía Nacional y nuestras tropas llegan es a brindarles asistencia”, precisó. Son efectivos con formación en combate urbano, para lo cual se preparan en batallones especializados en este tema.

Los uniformados se distribuirán de acuerdo con los requerimientos de la Policía, aunque se sabe que los barrios más afectados son Pachelly, Goretti, El Cairo, Santa Rita y Las Granjas, en las comunas Niquía y Altos de Niquía.

La situación de orden público en Bello es tan compleja, que incluso han circulado panfletos en los que los delincuentes afirman que no respetarán las vidas de los uniformados si en su accionar se ve amenazada su seguridad.

Las amenazas incluyen a miembros de la Sijín, la Sipol, el CTI de la Fiscalía e integrantes de cuerpos de seguridad que actúen de civil, aunque la autenticidad de este pasquín no ha sido confirmada por las autoridades.

La situación es crítica en la localidad, ya que los civiles están afectados por la situación, con miedo de salir a las calles: “esto es mucho más horrible de lo que dice la prensa, uno que está acá es el que sabe, ya hasta asomarnos al balcón nos da miedo”, confiesa una residente en el sector Chiquinquirá, uno de los más afectados por el problema, y quien pide no revelar su nombre.

Medidas de choque

Hace una semana, tras la ocurrencia de varios asesinatos y enfrentamientos entre integrantes de las bandas “el Mesa”, “Pachelly” y “Niquía Camacol”, la alcaldía decretó el toque de queda para menores de edad entre las 8:00 p.m. y las 5:00 a.m. y extendió por un mes más la prohibición del parrillero en moto, sea hombre o mujer.

Dichas bandas, además de otra histórica como “los Chatas”, han venido sembrando la zozobra en el territorio bellanita, en un enfrentamiento por el dominio de los territorios, en los que cobran extorsiones y manejan las plazas de ventas de drogas, además de cometer decenas de asesinatos (hasta el pasado viernes ya iban 53 crímenes) y amedrentar a la comunidad, entre otros delitos, reiteró el general Eliécer Camacho, comandante de la Policía Metropolitana.

Añadió que la captura de “Banano” es significativa porque es el primero del cartel de los más buscados que cae en poder de las autoridades.

“Este ciudadano, de 45 años, impartió la orden que desató el secuestro de un joven, por el que ofrecemos $10 millones a quien dé información de su paradero; él tiene línea de mando directa con los que cometieron el hecho y deberá responder ante la Fiscalía”, precisó el oficial.

Paralela a esta captura, el general Camacho confirmó que también cayeron ocho integrantes de “los Chatas” y que el objetivo de la Fuerza Pública, ahora con apoyo del Ejército, es poner tras las rejas a los integrantes de las cuatro bandas.

Fuente: El Colombiano