AntioquiaNoticias

Segovia vivió una noche de terror y horror.

Un grupo de encapuchados y camuflados negros autodenominados Autodefensas Gaitanistas de Colombia, se tomó al centro poblado Campo Alegre el cual está a tan solo a 13 minutos del casco urbano, a pocos pasos del alcalde de la región.

Desde que comenzó su periodo se está haciendo el loco con el aumento de la criminalidad y los asesinatos. Segovia es el municipio más violento de Colombia y las estadísticas de muertes por cada 100 mil habitantes respaldan dicha tesis. (comenta un habitante)

Este grupo apareció a las 7:00pm, intimidó, amenazó, pintó paredes de la iglesia y viviendas, hicieron disparos al aire, hurtaron celulares de quienes estaban departiendo en el kiosko, se llevaron motos, la policía no hizo una reacción inmediata.

Afortunadamente, no hubo heridos ni personas desaparecidas, solo pérdidas materiales y casquillos de bala por muchos lados. Lo que si se quedó, fue el temor generalizado en la comunidad, en otros  tiempos era común que vieran a jefes paramilitares rondar como si nada, tomando cerveza como reyes en casa. Ahora, después de pasar por una etapa de resiliencia y superación del paisaje de violencia, hoy nuevamente retumba el recuerdo de aquellos tiempos tan oscuros.

Me duele aún más, porque Campo Alegre se convirtió en uno de esos lugares cuando viví en Segovia, donde iba a pasar mis tardes con mis compañeros de trabajo del DANE, paso obligado para ir a la Reserva Natural de Popales, y lo he catalogado siempre, como un lugar tranquilo y sin violencias. Menciono un habitante del lugar.