AntioquiaNacionalNoticias

¿Qué hay detrás del doble asesinato de ingenieros en Urrao?

El Gaula de la Policía Nacional asumirá la investigación por la desaparición y posterior asesinato de Huber Ballesteros Arbeláez, de 67 años, y Luis Guillermo Carrillo Limas, 31. Los cuerpos sin vida fueron hallados el pasado jueves en zona boscosa de la vereda Orobugo, jurisdicción del municipio de Urrao, en el suroeste de Antioquia.

El doble homicidio habría sido perpetrado con fines extorsivos, según reveló el alcalde del municipio, Herbert Henry Holguín Díaz. Los dos profesionales fueron contactados para viajar a realizar un trabajo en un terreno de esa localidad y desde el pasado martes habían arribado a la población.

“Primero hay que clarificar que no fue un secuestro, fue una extorsión. Desde una cárcel nacional llaman a los empleados para hacer un trabajo de topografía en el municipio, los hacen llegar hasta un sitio no determinado de la población en donde se pierde la señal telefónica. Una persona los conduce al lugar, y otra los recibe. Una vez retenidos, les toman fotografías para hacerlas llegar a sus familias y es ahí cuando empieza la extorsión, pero se les sale de las manos y deciden matarlos”, relató el alcalde.

En un principio, las familias de los ingenieros reportaron el caso a las autoridades como un secuestro. La Policía y el Ejército comenzaron la búsqueda de los hombres en el municipio hasta que los encontraron en un despeñadero de la vereda. Los cuerpos presentaban heridas por arma de fuego.

Dos hombres, presuntos autores materiales del crimen, fueron capturados posteriormente en una operación coordinada por la Policía Nacional y el Ejército.

Se está verificando si los capturados pidieron 150 millones de pesos a la familia, pero esta versión no ha sido confirmada por las familias

Los sujetos que fueron capturados afirmaron ser oriundos del municipio de Urrao y pertenecer a una comunidad afrodescendiente. La fuerza pública adelanta operativos para localizar e individualizar a un tercer implicado que sería el autor intelectual del crimen; es decir, la persona que llamó desde el centro carcelario para solicitar el supuesto estudio topográfico.

“Se está verificando si los capturados pidieron 150 millones de pesos a la familia, pero esta versión no ha sido confirmada por las familias. En el consejo de seguridad que se hizo nos dicen que, incluso, se había alcanzado a consignar un dinero. Pero ahora apenas se están desarrollando actividades para confirmar lo anterior”, expresó el funcionario.

Holguín añadió que el municipio se encontraba en una ‘relativa calma’, pues se iban a cumplir dos meses sin que se presentara un homicidio. El alcalde solicitó, además que no se estigmatice el territorio por el crimen ocurrido la semana pasada.

Fuente: El Tiempo