Noticias

Piden refuerzo policial para departamento de Antioquia

Un desequilibrio entre los policías que han salido en los últimos años y los uniformados nuevos que han ingresado a ejercer funciones en el departamento fue el detonante de la más reciente carta del gobernador de Antioquia al presidente Iván Duque Márquez.

Así quedó consignado ayer, luego del consejo de seguridad departamental, en el que el mandatario compartió la misiva que busca mayor atención del Gobierno Nacional para que se refuerce la presencia de la Policía en todos los municipios de la jurisdicción.

“A nombre de Antioquia y de los 125 alcaldes de mi departamento, le solicito con mucho respeto consolidar una política pública para formar un número mayor de policías y evaluar con franqueza en qué territorios estamos en desventaja con los delincuentes y cuales están sin presencia del Estado”, indicó Pérez Gutiérrez.

Según datos del mandatario, el pie de fuerza en los municipios se ha reducido, en promedio, entre un 20 y un 25 %.

Parte de su preocupación adicional es que entre los territorios más críticos identificados se encuentran algunas zonas que fueron área de influencia histórica de la otrora guerrilla de las Farc y ahora las ocupan grupos criminales emergentes como disidencias, Clan del Golfo, Caparros o la guerrilla del Eln.

Verónica Tabares, coordinadora regional de Viva La Ciudadanía, corporación que trabaja con la sociedad civil en zonas de conflicto, explicó que no basta con incrementar la fuerza pública en esas áreas apartadas del departamento porque en su mayoría son territorios pobres que carecen de elementos como servicios básicos, educación, salud e infraestructura.

“Son zonas que fueron priorizadas para la implementación del Acuerdo de Paz y esa es una herramienta que debería tener la importancia que merece para cooptar la presencia estatal en esos municipios. Hay que impulsar esos planes de desarrollo con enfoque territorial que aunque están en manos del Gobierno Nacional requieren de una articulación con los gobiernos locales para que se ejecuten”, declaró.

Caso crítico
Uno de los casos mencionados por el mandatario departamental es el de Puerto Berrío, en el Magdalena Medio, que pasó de tener 128 policías hace tres años a tener menos de la mitad de agentes.

Gabriel Torres, secretario de Gobierno de dicha localidad, explicó que a la fecha hay 45 agentes adscritos a Puerto Berrío, y seis más que llegan de refuerzo los fines de semana, por lo que un pedido recurrente de la administración es que el departamento de Policía del Magdalena Medio aumente el cupo de agentes.

Carlos Arturo Marín, alcalde Nariño, municipio que fuera azotado en los 90 por los frentes noveno y 47 de las Farc, expresó que la necesidad de aumentar el pie de fuerza en los municipios es un común denominador de los mandatarios durante los consejos departamentales.

“Nosotros tenemos policía en el casco urbano y en el corregimiento (Puerto Venus), pero es claro que se necesitan más agentes porque a veces es complicado cubrir los dos turnos. Igual el pedido no es solo de nosotros y la mayoría de alcaldes se queja de lo mismo en los consejos con la Gobernación”, expresó.

Lugares sin agentes
Luego de recalcar que más que una queja es una invitación a trabajar juntos para solucionar problemáticas complejas en materia de seguridad, como las que acontecen en el Bajo Cauca, Pérez enfatizó en que 100.000 personas que viven en algunos corregimientos y centros poblados de Antioquia carecen del acompañamiento de fuerza pública.

“En Antioquia hay 35 corregimientos o centros poblados que no tienen un solo policía. Un caso extremo es Puerto López, en El Bagre, con 9.000 habitantes y no tiene un solo policía. Como consecuencia, allá la delincuencia vive a sus anchas y hay situaciones similares en otros sectores del Bajo Cauca”, indicó.

Fuente: El Colombiano