AntioquiaNoticias

Opinión | D1 ALEGRÍA O TRISTEZA, por Manuel Antonio Carcamo Castrillón

“Una cosa piensa el burro y otra el que lo arrea”

La próxima inauguración del gran almacén de cadena en plena calle real del municipio nos lleva a cuestionamientos en su injerencia en la vida económica de un municipio con las problemáticas y vivencias como el nuestro.

Como toda organización de esa envergadura dirigida por ejecutivos con cuerpo pero sin corazón, sólo les interesan las cifras, las metas de ventas, los incrementos mensuales y los resultados económicos, algunos no sabrán ni les interesará dónde queda Segovia, ni cómo se pierden los impuestos que pagan, ni cómo sufren sus carros en la entrada a Segovia, ni cómo será el taco en la calle real por el descargo de sus vehículos, de dónde vendrán sus empleados, ni apoyaran ninguna campaña social ni deportiva, ni de tercera edad ni de niñez, ni de educación, lo que si con seguridad generarán será la quiebra y cierre de muchos pequeños negocios del pueblo.

Esperamos si que paguen lo justo por sus impuestos, que manejen bien a sus empleados y colaboradores y que sean actores positivos del futuro de un municipio con tantas potencialidades y siempre tan mal manejado dónde siempre pasamos de Guatemala a Guatepior.

Ese es mi concepto respeto todos los otros.

PD: en lo que a mí me concierne seguiré comprando donde mi amigo Javier en MERCAFACIL, el supermercado de los segovianos y de una persona que lleva a Segovia en el alma y en las venas, sin que quiera decir que algún momento pueda utilizar esa cadena.

Por Manuel Antonio Carcamo Castrillón