AntioquiaNoticias

No hay aulas suficientes para jornada única escolar

Los viejos salones de clase de la Institución Educativa Pedro Nel Gómez son la estampa de la parálisis. La sede primaria de este colegio de Castilla apenas se sostiene, los muros están carcomidos por el polvo. Hace más de un año que los estudiantes abandonaron este espacio para la construcción de una nueva infraestructura, pero las obras nunca empezaron.

No es el único caso en situación crítica. Seis colegios de Medellín entraron en el plan Colegios 10 del Fondo de Infraestructura Educativa del Ministerio de Educación (MEN) y hoy siguen esperando las aulas que les prometieron. Todo bajo la misma premisa: extender la cobertura en el programa de Jornada Única.

El MEN define esta estrategia como un plan que permite que los estudiantes permanezcan más tiempo en el establecimiento educativo, con el fin de fortalecer la formación en las áreas obligatorias y reforzar el desarrollo de prácticas deportivas y artísticas.

A pesar del estancamiento en las obras de los seis colegios seleccionados por el Fondo de Financiamiento de la Infraestructura Educativa (Ffie) en Medellín, el escenario para la Jornada Única local es favorable. De hecho, según el Informe de Calidad de Vida de Medellín Cómo Vamos, entre 2015 y 2018 el número de estudiantes en este programa pasó de 2.890 a 35.356 (ver gráfico).

Yolanda Lozano, rectora de la I.E San Vicente de Paúl de Robledo, contó que en este colegio tienen la Jornada Única para los programas de media técnica. El próximo año buscan ampliarla para la media académica (es decir, primaria y bachillerato). “Después de un diagnóstico decidimos que, cuando lo implementemos en todos los grados, en ese tiempo extra vamos a reforzar la comprensión lectora y la lógica matemática”, dijo.

La media técnica es la clave

Marcela Omaña, secretaria de Educación de Medellín, precisó que en la infraestructura necesaria para atender este programa se han invertido alrededor de $50.000 millones. Esto les ha permitido, agregó, adecuar aulas, los sistemas de gestión escolar y restaurantes escolares.

René Londoño Cano, rector del Inem José Félix de Restrepo de El Poblado, indicó que las 21 modalidades de media técnica que ofrece la institución hacen parte de la Jornada Única, con una oferta en áreas como electricidad, electrónica, diseño de modas, música y artes plásticas. Esta es una explicación del acelerado crecimiento del indicador.

El informe de Medellín Cómo Vamos así lo explica: el MEN reconoció (en el Decreto 2105 de 2017) que las medias técnicas son Jornada Única y de ahí el incremento en el número de beneficiarios.

Omaña, en ese sentido, destacó que este programa en Medellín tiene un enfoque importante hacia las medias técnicas en los dos últimos años del ciclo académico, con el propósito de que los jóvenes accedan con más facilidad a la educación superior.

No hay dónde almorzar

Sin embargo, el rector Londoño sí precisó que hay pendientes en la infraestructura escolar, como ocurre en el Inem con el restaurante, que aún no tienen.

“Uno quisiera que en la Jornada Única pudiéramos ofrecer almuerzo. Serían un programa con mayores oportunidades”.

Lozano coincidió con Londoño y agregó que en la I.E San Vicente también tienen dificultades con el plan de alimentación y los alumnos deben almorzar en casa, aún cuando es responsabilidad de las autoridades garantizar este servicio. “Es una jornada extensa, de 7:00 a.m. a 2:00 p.m., para que un niño esté sin almuerzo, a pesar de que en el colegio se le da un pequeño refrigerio”, anotó.

La rectora concluyó que, si bien hasta ahora no han tenido que hacer grandes intervenciones físicas en la sede del colegio, de implementarse la Jornada Única el próximo año para todos los grados “tendríamos que hacer la adecuación curricular y el Municipio debe garantizar la inversión en infraestructura”.

Aulas en el aire

En otras instituciones esperan, al menos, tener un sitio para estudiar. John Jairo García, rector del Pedro Nel Gómez, explicó que el colegio no tenía Jornada Única porque no contaba con los espacios y que la ilusión era ver la sede terminada para implementar la extensión en los horarios.

Tras una primera evaluación, el colegio determinó que necesitaba cuatro aulas más para iniciar la Jornada Única.

Pero la propuesta se quedó solo en la formulación y las obras siguen frenadas.

En la I.E San Antonio de Prado la idea de extender la Jornada Única de preescolar a once se quedó en pausa hasta que les entreguen el colegio terminado, que fue demolido para iniciar los trabajos. Hoy, comenta Martha Irene Tamayo, coordinadora, este programa cubre solo dos grupos de media técnica.

Añadió el informe de Medellín Cómo Vamos que frente a la alianza junto al MEN y el Área Metropolitana para la reposición completa de las seis instituciones educativas de Medellín (ver recuadro), no se reportó avance alguno en el informe de gestión de 2018.

Así que, en casos como estos, mientras el Ffie asigna los trabajos a otros contratistas y los cronogramas retrasados retoman su ritmo, las aulas para la Jornada Única son nada más que un proyecto incumplido que se quedó en planos y promesas .

Fuente: El Colombiano