Noticias

La vía Taparal podría dejar sin agua a 40 mil habitantes de Segovia durante dos meses.

Hace varios años, la erosión en el sector de la bajada de Taparal aumentaba poco a poco la cárcava que acogía el agua de la lluvia, migraban las basuras y los escombros de la pendiente, ante los ojos de la indiferencia social.

 

Hoy se acumula allí uno de los riesgos más graves que presenta el área urbana del municipio de Segovia y uno de los más costosos para solucionar.

 

Como ya es conocido, se agravó el riesgo al colapsar totalmente la banca de la vía que conecta la importante zona comprendida por La Cianurada, Bolivia y Campo Alegre.

 

En pasados días se deslizo un motociclista y cayó al abismo el joven que no sufrió lesiones graves, y esta fue la primera advertencia que llevó a la administración municipal al cierre total de la vía para proteger la vida de los ciudadanos.

 

La segunda advertencia fue que los ciudadanos descubrieran que en la tubería ya hay nacimiento de flores en la línea de impulsión del acueducto municipal que surte del mínimo vital a cerca de 40.000 habitantes del área urbana.

 

La Junta de Acción Comunal del barrio San Mateo Bárbula y Aguas del Pocuné están muy preocupados con la situación y aseguran que, “Podíamos quedarnos sin agua por unos dos meses” porque “si se va todo en dónde soportamos el tubo, además levamos más de 10 años solicitando esta ayuda al municipio. Pero no obtuvo respuestas definitivas.

 

El alcalde Didier Osorio, respondió a esta solicitud y se apersonó directamente del tema, anunciando el plan de contingencia para una solución efectiva. Por lo que ya está en marcha el proceso de licitación de los estudios geotécnicos necesarios para determinar el tipo de obra a realizar. Y en el Plan de Desarrollo se incluyó el programa “Recuperación y reconstrucción del tramo de vía Monteverde – Taparal”, previendo y garantizando la magnitud de la inversión.