Fue capturado homicida de un patrullero en Urabá

La Policía Nacional dio con el paradero del hombre que habría protagonizado un atentado terrorista contra una unidad de esa institución el pasado 1 de julio en el municipio de Turbo, Urabá antioqueño.

El señalado es Neverson Ibargüen Mena, conocido dentro del Clan del Golfo con el alias de El Puerco, quien integraría la estructura de sicariato de la unidad central de esa organización, la cual delinque en zona urbana de esa localidad.

El comandante encargado del departamento de Policía de Urabá, coronel Gerardo Suárez Cruz, detalló que el sujeto se movilizaba en una motocicleta y habría disparado en varias oportunidades contra el patrullero Fabio Enrique Martínez Cabrera.

“Llevaba 13 años trabajando en la institución y había logrado 47 felicitaciones y 7 condecoraciones”, así lo definió el comandante que, a la par, lamentó el homicidio que ocurrió cuando se dirigía hacia su residencia luego de finalizar la jornada laboral.

Alias El Puerco fue capturado en el barrio Jesús Mora del mismo municipio en el que habría cometido el crimen cinco días antes. En tiempo récord, las unidades de investigación llegaron hasta el sitio donde estaba asentado, como lo afirmó el comandante de la Región Seis de la Policía, brigadier general Gustavo Franco.

“El mensaje para los criminales es claro: cuando se pretenda afectar la integridad de nuestros policías, usaremos todas nuestras capacidades para esclarecer y capturar a estas personas y dejarlas a disposición de las autoridades judiciales, porque se constituye en un caso de honor para nosotros”, dijo el comandante.

Al momento del operativo, las autoridades le hallaron una motocicleta, 15 cartuchos de diferente calibre y un celular.

En efecto, Neverson Ibargüen Mena fue presentado ante un juez por cometer, presuntamente, los delitos de homicidio agravado, concierto para delinquir y porte y tenencia ilegal de armas de fuego y municiones.

En lo que va corrido de julio, dos miembros de la Policía Nacional han sido asesinados en el departamento de Antioquia, otros tres quedaron lesionados tras acciones delincuenciales protagonizadas por el Clan del Golfo.

¿Quiénes ordenan los homicidios?

Los grupos de inteligencia del comando de la Policía en Antioquia dieron con los presuntos responsables de las acciones terroristas que han afectado a la fuerza pública en la subregión del occidente del departamento. En el último mes, alias Richard y alias Silvestre habrían ordenado el homicidio de cuatro uniformados.

Los dos hombres están enfilados en el Clan del Golfo y el accionar delincuencial se remonta hace varios años cuando empezaron a empuñar un arma y hoy tienen voto dentro de la organización ilegal que tiene acorralada a las poblaciones que están ubicadas en la entrada del Urabá antioqueño.

Alias Richard es señalado por la comunidad como el jefe del brazo armado Edwin Román Velásquez del grupo que comandó hasta el año pasado alias Otoniel, hoy recluido en una cárcel de Estados Unidos. A Richard también le atribuyen a la acción ilegal que terminó con la vida de siete militares en el municipio de Frontino.

“Es un delincuente que ha militado dentro de la guerrilla, ahora dentro del Clan del Golfo. Es un delincuente que viene desde sicario, manejando una parte de finanzas y ahora le entregan el manejo del componente delincuencial hacia el occidente, en el cual viene creando terror”, reveló el comandante de la Policía en Antioquia, coronel Daniel Mazo Cardona.

Las denuncias interpuestas ante las autoridades lo vinculan con el homicidio selectivo de la fuerza pública y miembros de las comunidades que resultan un obstáculo para él. De igual manera, es señalado de liderar las extorsiones y tomar el control con las armas de fuego de los bienes y las economías locales.

Mientras que alias Silvestre funge como cabecilla del Clan del Golfo en el municipio de Uramita, donde el fin de semana fue asesinado el subintendente Wilmer José Genes, comandante en cargo de la estación de Policía de esa localidad; en ese mismo hecho quedaron heridos otros dos uniformados cuando se movilizaban en la camioneta de la institución luego de recibir un llamado de la comunidad.

Fuente: Semana