Noticias

En detalle: los resultados de la aseguradora sobre el proyecto Hidroituango

Llegó a EPM el documento más esperado desde hace 16 meses. La hoja con el membrete de Mapfre y la referencia “Póliza todo riesgo construcción 220121 proyecto hidroeléctrico Ituango” resolvían el enigma generado desde que comenzó la emergencia en las obras el 28 de abril de 2018: ¿los seguros cubrirán o no las afectaciones que tuvieron en jaque a la obra?

Después de enumerar con detalle los hechos acontecidos —desde el colapso de la Galería Auxiliar de Desviación hasta la certificación del informe causa raíz— la carta confirmó que “la contingencia tiene cobertura, de acuerdo con los términos y condiciones”.

Se trata de una póliza que establece un límite asegurado por US$2.556 millones para cobertura de daños materiales de infraestructura y equipos. También cuenta con cobertura para solventar el retraso de entrada en operación o lucro cesante (dinero dejado de percibir por los daños derivados de la contingencia) por US$628 millones, montos que fijan la máxima responsabilidad de la aseguradora.

El costo adicional por la emergencia, hasta la fecha, es de $3,9 billones, el equivalente a lo que valdrían cuatro túneles de Oriente. Esto quiere decir que el valor de la megaobra, inicialmente previsto en $11,4 billones, se elevaría a $15,3 billones. Cabe aclarar que el monto definitivo solo se podrá establecer cuando se sepa con certeza cuáles son las obras de reparación requeridas en la casa de máquinas.

Impulso a la sostenibilidad

Para tomar una determinación sobre la reclamación hecha por EPM, la aseguradora designó un equipo de expertos nacionales e internacionales (ingenieros, geólogos y geotecnistas especialistas en presas y obras subterráneas, abogados, entre otros) para revisar el estado de túneles, cavernas, presa y vertedero. Así mismo revisó los diseños, planos, especificaciones técnicas, procesos constructivos, bitácoras de obra, matriz de riesgo y estudios pre y pos contingencia. Este estudio incluyó 12 visitas al proyecto.

“Es una noticia altamente positiva para la empresa, el departamento y el país”, dijo ayer Jorge Londoño de la Cuesta, gerente de EPM. Contó que la declaración recibida se logró después de que la aseguradora confirmara que la crisis en el proyecto tuvo lugar por un “evento accidental y de características imprevisibles. Si hubiera existido negligencia o dolo no se hubiera expedido esta nota”, acotó.

Añadió que la noticia representa un “voto de confianza del mercado asegurador internacional” y que de no haber recibido el aval de Mapfre, todos los recursos para recuperar el proyecto hubieran salido de las arcas de EPM.

El alcalde Federico Gutiérrez, por su parte, ponderó que la confirmación de la cobertura se logró en un tiempo récord de 16 meses. “Después de la tempestad llega la calma. Una vez ingresen estos recursos de la póliza a los estados de EPM, se impulsará la sostenibilidad financiera de la empresa y de la ciudad, que no verá afectadas las transferencias que se le giran para inversión social”, opinó.

Sin un valor fijo

El monto que reconocerá la aseguradora y el cronograma de pagos dependerá de la cuantificación de los daños, resultado que está ligado a las condiciones de la póliza, tales como deducibles, límites, sublímites, coberturas adicionales y exclusiones, entre otros.

Luis Alberto Méndez Suárez, director de Seguros Corporativos de EPM, explicó que una vez emitida la declaración de cobertura se activa una segunda fase en la que se hace el inventario parte por parte y elemento por elemento de los daños para cuantificarlos.

“Un equipo de ajustadores revisará las condiciones de la póliza. Se debe terminar la obra (primer generador comenzará a operar en 2021) para saber cuánto será el valor final de la reclamación”, dijo.

Por eso EPM presupuesta que se realicen pagos parciales de estipulaciones que se hagan con Mapfre para que los dineros empiecen a entrar.

Según Londoño, esta es una de las reclamaciones más altas actualmente en el mercado de los seguros del mundo.

¿Y las transferencias?

EPM le transfiere cada año a Medellín el 55 % de sus utilidades. Estos recursos en el periodo 2008-2016 correspondieron al 20 % de los ingresos totales del municipio.

Esta suma representa un apalancamiento en la inversión pública, teniendo en cuenta que estos dineros deben ser destinados solo a inversión social, tal como lo establece un acuerdo municipal.

Educación (31,1 %), transporte (14,4 %) y recreación (9,4 %) fueron los sectores que más financiación recibieron en los últimos dos años.

Esta administración recibió este año de parte de EPM $1,28 billones. En el cuatrienio completo (2016-2019) fueron $4,71 billones, sumada la venta de acciones en Isagén.

Orlando Uribe Villa, secretario de Hacienda de Medellín, dijo que la noticia de la cobertura garantiza que las transferencias para 2020 no sufran un desplome (en octubre pasado la previsión era que estas serían de $769.000 millones, las más bajas desde 2009), además de soportar el plan de inversiones futuras de EPM.

De igual forma, por la venta de acciones que EPM tiene en ISA (ver nota anexa), el municipio recibiría al menos $60.000 millones para 2020.

“Con el plan de desinversiones de EPM (venta de activos), sumado al pago del seguro, seguramente las transferencias de los próximos cuatro años serán muy superiores a las que este gobierno recibió”, finalizó Uribe.

Fuente: El Colombiano