AntioquiaNoticias

Detienen a subcontralor y a su esposa por red de corrupción

Foto: Migración Colombia

Autoridades detuvieron -este lunes- al subcontralor de Antioquia, Rubén Darío Naranjo, y a su esposa María Elena Escobar en el aeropuerto José María Córdova, de Rionegro, en el Oriente antioqueño.

Migración Colombia aseguró que Naranjo y Escobar eran buscados por las autoridades colombianas a través de Circular Azul de Interpol.

El operativo, que se realizó en coordinación con la Fiscalía General de la Nación, se dio en momentos en que la pareja ingresaba al país en vuelo comercial procedente de los Estados Unidos, gracias al sistema de alertas con que cuenta la autoridad migratoria colombiana.

Según la información entregada por la Regional Antioquia de Migración Colombia, el subcontralor de Antioquia Naranjo Henao es requerido por el juzgado 12 penal municipal con funciones de control de garantías de Medellín, por los delitos de cohecho propio, concierto para delinquir, prevaricato por acción, tráfico de influencias de particular, violación al régimen legal o constitucional de inhabilidades e incompatibilidades.

Mientras que su esposa, María Elena Escobar Quijano, es requerida por este mismo juzgado por los delitos de contrato sin cumplimiento de requisitos legales y peculado por apropiación.

Los dos detenidos fueron dejados a disposición del CTI de la Fiscalía, para que respondan por los delitos que se le imputan.

Naranjo está vinculado a la investigación que el ente acusador adelanta por un caso de presunta corrupción en el ente de control departamental, por el que la semana pasada fueron dejados en libertad todos los implicados mientras se adelantan sus respectivos juicios.

Jesús Albeiro Yepes, abogado del subcontralor capturado, acotó: “Desde el mismo día en el que se terminaron las audiencias pusimos a disposición la entrega del doctor (Naranjo), y hoy regresó y la Fiscalía hizo efectiva la orden de captura”.

Además, el defensor de Naranjo señaló que los delitos por los que la Fiscalía adelanta el proceso en contra de su defendido son prevaricato y cohecho y, en un comunicado publicado minutos más tarde de su captura, expuso: “Rubén Darío regresó de sus vacaciones (…) para atender las audiencias públicas y demostrar su inocencia respecto a los hechos materia de persecución judicial”.

Fuente: El Colombiano