Noticias

DARIEN, CRIMINES Y ELECCIONES
Por Mitzy Capriles de Ledezma.



Los acontecimientos que marcan la vida de los venezolanos se cruzan en medio de grandes paradojas que no resulta fácil resolver. Por eso comprender el fenómeno político que se da en Venezuela, es un reto que demanda análisis profundo para tratar de entender lo qué está pasando.

Desde las dependencias de la Organización de Naciones Unidadas (ONU), se confirma que ya somos mas de 6.8 millones de ciudadanos venezolanos regados por todos los continentes del planeta. Se trata de una de las olas migratorias mas grandes del mundo, según los registros que en ese sentido se acopian en esa institución. Se trata de seres humanos que asumen todos los riesgos, tratando de salir del territorio nacional, muy a pesar de las campañas publicitarias segun las cuales “todo en Venezuela se arregló”. Lo cierto es que ¡hasta por la selva de Darien! marchan centenares de personas, de todas las edades, rumbo a lo que ellos sienten será la conquista del sueño de la libertad y de posibilidades de encontrar paz, trabajo y de vivir sin temor a ser victimas de robos y asesinatos.

Contrariando la versión de Nicolas Maduro de que “están retornando al país los que se habían ido”, lo que vemos diariamente en imágenes es que miles de venezolanos continuan experimentando otras posibilidaes mas allá de la fronteras patrias. Esa es la realidad que se pretende desconocer o maquillar vendiendo un panorama que no encaja con las películas que exhiben a mujeres, hombre y niños caminando entre la selva, atravesando trochas, luchando con las corrientes de aguas de ríos o a bordo de embarcaciones en alta mar.
En simultáneo se pone en circulación el tercer informe del Grupo de Determinacion de los Hechos que trabaja por encargo de la ONU. En ese nuevo pliego se dejan claramente establecidas las responsabilidades de Maduro y sus mas próximos colaboradores, como perpetradores de crimines de lesa humanidad. Es innegable que en Venezuela sí se han ejecutado por la via extrajudical a miles de seres humanos y que se utilizan las detenciones y torturas como un patrón de conducta para doblegar a los disidentes del régimen dictatorial.
Entre esas calamidades se escucha el ruido del carnestolendo festival candidatural, para participar en unas supuestas elecciones presidenciales pautadas para el venidero año de 2024. La verdad es que no me cuadra que con semejante régimen sea posible pensar en elecciones libres y soberanas. Desde luego que esa sería la opción mas acoplada a la búsqueda de una salida pacifica, pero esos sueños terminan siempre en pesadilla, tal como ha sucedido con los esperanzadores procesos de diálogos adelantados para procurar acuerdos que luego ni Chávez, en su momento, ni ahora Maduro, han honrado ni respetado.
Sea cual sea la ruta a seguir para aplicar cualquier estrategia, lo que sí será indispensable es una férrea unidad que nutra de fuerza a los factores que se encargarán de empujar cualquier tesis para hacer posible la libertad que hemos perdido. La dispersión es perjudical, salvo para el regimen que saca ventajas de ese caos en el que se encuentra hoy en dia la dirigencia opositora en nuestro país.