Noticias

Algunos mineros antioqueños se quedaron sin ayudas estatales por la venta de permisos.

La razón es sencilla, Carlos Pérez hace un año alquiló el cupo de minero artesanal que le permito vender el oro por meses y años, oro que sacaba del río con técnicas de barequeo y tras el reporte total de sus ingresos fue excluido de las ayudas.

Hace un año Pérez presento un problema en la espalda. “No aguanto los jornales en el río, entonces alguien me dijo: véndame ese cupo y yo le recibí la plata”, dijo.

Pérez, esta venta se refiere a la autorización que le entrega el Registro Único de Comercializadores de Minerales (Rucom), un sistema que creó en 2015 la Agencia Nacional de Minería (ANM), para certificar que el oro que venden los barequeros y chatarreros es legal.

Quienes están en ese sistema fueron certificados por los alcaldes locales, tramitaron un RUT ante la Dian y una inscripción ante la ANM. A cambio pudieron vender legalmente hasta 35 gramos de oro mensuales o 420 gramos al año.

El problema que tiene el señor Pérez, es que ante la ley quien vendió el oro fue él. Y no el nuevo comprador “Si un minero vendió $35 millones en oro al año, en teoría no es una persona pobre que necesite de subsidios del Estado”, explico Víctor Perlaza, alcalde de Zaragoza.

“Me dieron $400.000 por el cupo y nunca tuve problema. Pero parece que en los últimos meses el señor que me lo compró sacó mucho oro y en el sistema eso figura como si fuera mío”, Es triste perdí todo, mi trabajo y el subsidio, muchas personas por desconocimiento o necesidad reciben lo que les den por ese cupo, desconociendo los efectos que eso puede tener.

En Segovia también hay algunos casos de personas afectadas, pero, según el alcalde Didier Osorio, es una problemática de la que no hay registro oficial. “Son casos excepcionales de gente que hace uso indebido de esa posibilidad que da la ley para comercializar”, dijo y reiteró que ante la ley estos mineros son “de subsistencia”. Eso, según la Secretaría de Minas de Antioquia, significa que estas personas se dedican a la extracción y recolección a cielo abierto de arenas y gravas de río destinadas a la industria de la construcción, arcillas, metales preciosos, etc.

Jorge Jaramillo Pereira, secretario de Minas del departamento, indicó que su oficina ha conocido la práctica de vender o alquilar el cupo para la comercialización de oro, a través de reportes de los alcaldes, la comunidad, el Ministerio de Minas y Energía y la ANM. “En las diferentes intervenciones ante la población hemos explicado a los mineros y las administraciones locales de las consecuencias de esta práctica, que van desde requerimientos de la Dian hasta acciones penales”.